Los socios del FCAS vuelven a incumplir sus propios plazos

Originalmente, los programas de demostración debían haber sido firmados en el Salón Aeronáutico de París, en junio

Margarita Robles, ministra de Defensa ha firmado, en el marco del Salón de Le Bourget, con sus colegas de Alemania, Ursula von der Leyen y Francia, Florence Parly, el acuerdo de incorporación de España al programa FCAS como socio de pleno derecho.
  • Por segunda vez en seis meses, Francia y Alemania y España han incumplido su propio plazo para adjudicar los contratos de demostración de tecnología para el caza de la próxima generación (NGF) y su motor.
  • Originalmente, los programas de demostración debían haber sido firmados en el Salón Aeronáutico de París, en junio.
  • Fuentes Airbus Defence and Space, sin embargo explicaron el pasado 3 de febrero que el retraso se debió que la comisión presupuestaria del Parlamento alemán no había aprobado los contratos a tiempo.
  • El 31 de enero, los Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Aéreas de Francia, Alemania y España dieron el paso sin precedentes de escribir una carta abierta explicando la necesidad crítica del FCAS, y pidiendo a sus gobiernos que concediesen los contratos «en los próximos días».

Por segunda vez en seis meses, Francia y Alemania y España han incumplido su propio plazo para adjudicar los contratos de demostración de tecnología para el caza de la próxima generación (NGF) y su motor. Esto sugiere que hay obstáculos que no han salido a la luz y que impiden el lanzamiento efectivo del programa FCAS.

Originalmente, los programas de demostración debían haber sido firmados en el Salón Aeronáutico de París, en junio. No obstante, se pospusieron hasta finales de 2019 y luego hasta enero de 2020, plazo que se cumplió el viernes sin ningún anuncio oficial al respecto.

Como suele ocurrir, tampoco ha habido ninguna explicación oficial para estos repetidos retrasos por parte de ninguno de los principales responsables, bien sean el Ministerio de Defensa de Francia, su homólogo alemán, el Ministerio de Defensa de España o algunas de las empresas que tienen un papel protagonista, como Dassault.

Fuentes Airbus Defence and Space, sin embargo, explicaron el pasado tres de febrero de forma extraoficial que el retraso se debió que la comisión presupuestaria del Parlamento alemán no había aprobado los contratos a tiempo. Sugirió, además, que una fecha razonable para el visto bueno sería a mediados de este mes, lo que sería seguido por la firma de los respectivos contratos pocos días después.

La autorización de los fondos alemanes como parte de la financiación común germano-francesa para la primera fase de I+D para desarrollar un demostrador de tecnología está sujeta a la aprobación del comité específico dentro del Bundestag alemán, por lo que es un paso imprescindible que no hay manera de sortear para agilizar los plazos. Mientras tanto las empresas desesperan igual que las fuerzas aéreas de los países socios, que ven como los plazos se alargan sin que el programa avance más allá de las declaraciones de intenciones.

El 31 de enero, los Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Aéreas de Francia, Alemania y España dieron el paso sin precedentes de escribir una carta abierta explicando la necesidad crítica del FCAS, y pidiendo a sus gobiernos que concediesen los contratos «en los próximos días».

Los tres jefes de estado mayor – el General Philippe Lavigne (Francia), el General Ingo Gerhartz (Alemania) y el General Javier Salto (España)- dijeron que «acogen con beneplácito la cooperación entre sus tres países para desarrollar los instrumentos de defensa aérea del mañana», añadiendo que «están firmemente comprometidos con el éxito de este proyecto dentro de veinte años».

Haciendo público su compromiso con el FCAS, escribieron que han acordado converger sus visiones operacionales tanto como sea posible, y que «planean firmar un documento especificando esta visión común en el próximo show de la ILA en Berlín en mayo de 2020».

Mientras tanto, los líderes de la industria y la fuerza aérea de los tres países se preocupan de que, a medida que pase el tiempo sin que se adjudique el contrato, el ya apretado calendario del NFG pueda estirarse aún más, amenazando a su vez todo el calendario del FCAS. En la actualidad se prevé que el demostrador de los aviones de combate de la próxima generación vuele en 2026 con sus motores de nueva generación, a fin de alcanzar una capacidad operativa inicial para el conjunto (sistema de sistemas) en 2040.

Las compañías que participan en los estudios de demostración, dirigidas por Dassault Aviation y Safran Military Engines, han establecido y están ya pagando a los equipos de diseño y desarrollo sin ninguna financiación sustancial por parte de los tres gobiernos, lo que afecta a su estructura de costos.

Los tres países ya han firmado un Documento de Requisitos Operativos Comunes de Alto Nivel (HL CORD) para el NGWS / SCAF, y en octubre de 2019, un equipo formado por expertos de los tres países, se estableció cerca de París para supervisar la definición del concepto y el trabajo de investigación y desarrollo, con el fin de definir con precisión el esquema del NGWS.

Be the first to comment

Leave a Reply