Turno del Gripen-E en la HX Challenge finlandesa

El turno de Saab llega tras evaluarse en las semanas previas tanto el Eurofighter Typhoon como el Dassault Rafale

  • El Gripen E 39-10 llegó a la Base Aérea de Tampere-Pirkkala, al norte de Helsinki, justo a tiempo para comenzar su participación en el HX Challenge el 30 de enero.
  • Posteriormente se le unieron el biplaza demostrador Gripen NG 39-7 (utilizado como banco de pruebas de sensores) el 31 de enero y un GlobalEye.
  • El turno de Saab llega tras evaluarse en las semanas previas tanto el Eurofighter Typhoon como el Dassault Rafale.

Tras probar el Eurofighter Typhoon y el Dassault Rafale en las semanas previas, ahora es el turno del cazabombardero Gripen E/F de la empresa aeronáutica sueca Saab.

El avión de prueba Gripen E 39-10 llegó a la Base Aérea de Tampere-Pirkkala, al norte de Helsinki, el día anterior a la jornada que su fabricante, Saab, había elegido para dar a conocer su producto a los medios de comunicación. Este día, además, serviría para marcar el comienzo de su participación en el HX Challenge finlandés, que es como se denomina al concurso organizado por el país nórdico para elegir el sustituto de sus Hornet.

La evaluación del Gripen-E debía haber comenzado ese día, el 30 de enero, aunque debido a las malas condiciones meteorológicas se decidió no volar hasta el día siguiente. Al monoplaza 39-10 (el primer ejemplar de producción del Gripen E) se le unió el biplaza demostrador Gripen NG 39-7 (utilizado como banco de pruebas de sensores) el 31 de enero.

La aportación de Saab no terminó con la llegada de los dos Gripen si no que un GlobalEye voló desde las instalaciones de Saab en Linköping, Suecia, también el 30 de enero, transportando una delegación de la Fuerza Aérea Finlandesa a bordo.

Esta aeronave seguirá volando desde Linköping mientras dure la evaluación. Respecto a esta, se espera que los Gripen E 39-10 y Gripen NG 39-7, así como el GlobalEye sean evaluados hasta el 6 de febrero.

El turno de Saab sigue a las anteriores etapas de evaluación que han tenido como protagonistas tanto al Eurofighter Typhoon (del 9 al 17 de enero), como al Dassault Rafale (del 20 al 28 de enero). Tras la participación de los aparatos suecos será Lockheed Martin exhibirá su F-35A Lightning II Joint Strike Fighter del 7 al 17 de febrero y finalmente Boeing quien cerrará esta fase con sus F/A-18E/F Super Hornet y EA-18G Growler del 18 al 26 de febrero.

En referencia a la participación de Saab en este concurso Magnus Skogberg, CEO de la empresa sueca explicó que en opinión de la compañía que dirige la combinación del Gripen E y el GlobalEye otorgaba al fabricante sueco una ventaja en la competición respecto a sus rivales, aunque no habló del número de aparatos ofertados y es que las condiciones del Programa HX son peculiares, ya que no se ha definido una cantidad de aviones fija a adquirir, sino solo el montante económico.

El Programa HX está valorado en 10.000 millones de euros y busca sustituir la flota de F-18 Hornet actualmente en servicio, cuya vida útil se estima terminará hacia 2030.

Según afirmó el coronel de la Fuerza Aérea de Finlandia, Juha-Pekka Keränen, que es en la actualidad director del Programa HX, en una entrevista publicada el 2 de enero: «El objetivo de estas pruebas no es otro que verificar que los sistemas y valores de rendimiento de cada candidato coinciden con los datos comunicados por los fabricantes».

Las evaluaciones, durante las cuales cada aeronave llevará a cabo misiones similares pensadas para medir sus capacidades en cuatro áreas principales, se llevarán a cabo partiendo de la base de la Fuerza Aérea Finlandesa en Pirkkala, aunque se espera que los vuelos se lleven a cabo sobre los cielos de todo el país en lo que se ha conocido como «HX Challenge».

Cada competidor será evaluado en periodos de una semana, durante los cuales completará un programa que incluye misiones de combate simuladas contra los F/A-18 de la Fuerza Aérea Finlandesa y sus aviones de entrenamiento Bae Hawk. Además, se medirán las capacidades en aspectos como el contraataque aéreo, contraataque terrestre y el contraataque marítimo, el ataque a larga distancia y la capacidad de obtención de inteligencia, vigilancia, reconocimiento y adquisición de objetivos. También tendrán que demostrar su capacidad, según el coronel finlandés «para actuar en red con los sistemas de armas del Ejército y la Marina de la manera más fluida posible».

Las duras condiciones invernales finlandesas, país del que buena parte de su geografía está dentro del Círculo Polar Ártico, afectan especialmente al rendimiento de los sensores electro-ópticos de los cazabombarderos. Además, otros sistemas de sensores activos y pasivos pueden verse afectados, por lo que la evaluación está orientada a ser lo más representativa posible del entorno operativo de Finlandia.

Las pruebas que se lleven a cabo no determinarán, ni mucho menos el vencedor del concurso, una decisión que tardará tiempo en tomarse. Por el contrario, el propósito de la HX Challenge es asegurarse de que los valores de rendimiento reportados en las respuestas a la licitación realmente se aplican en el entorno operativo finlandés y, por tanto, que todos y cada uno de los modelos están realmente en condiciones de competir por el futuro contrato. Este es posiblemente el aspecto más interesante del concurso ya que servirá para comprobar si las afirmaciones de los fabricantes están a la altura de la realidad.

Las pruebas llevadas a cabo por Finlandia tienen lugar antes de una evaluación similar a la que lleva a cabo la Fuerza Aérea Suiza, que también está buscando reemplazar su flota de F-18 Hornet. En conjunto, dada la reputación de ambas fuerzas aéreas, estas dos evaluaciones proporcionarán una medida exhaustiva y objetiva de las capacidades de los cinco aviones, por lo que será interesante conocer las conclusiones de las pruebas.

Be the first to comment

Leave a Reply