Alemania cancela la compra del MQ-4C Triton

Alemania alega que el MQ-4C Triton no cumple con la normativa europea y no podrá volar junto a aeronaves civiles, sino que necesitará de corredores propios

  • Los EE. UU. habían aprobado la posible venta en 2018.
  • Alemania alega que el MQ-4C Triton no cumple con la normativa europea y no podrá volar junto a aeronaves civiles, sino que necesitará de corredores propios.
  • Berlín parece decidido a adqurir el Bombardier Global 6000 como alternativa.

El gobierno alemán ha cancelado sus planes de comprar aviones de patrulla marítima no tripulados MQ-4C Triton fabricados por Northrop Grumman, un acuerdo que se había valorado en 2.500 millones de dólares y que será dejado de lado en favor del Bombardier Global 6000.

Al parecer, la decisión de optar por este aparato se debe, además de al precio del MQ-4C, que se considera excesivo, a la imposibilidad de que esta aeronave cumpla con los estándares de seguridad necesarios para poder volar en el espacio aéreo europeo, para el año 2025.

En abril de 2018 el Departamento de Estado de los Estados Unidos autorizó la solicitud de Alemania de comprar cuatro aviones no tripulados MQ-4C Triton para misiones de inteligencia de señales (SIGINT) en el marco del programa PEGASUS desarrollado por el país y que es, en realidad, la abreviatura del «Sistema alemán de vigilancia aérea persistente». El programa incluye un sensor, denominado «ISIS-ZB» fabricado por Hensoldt y destinado a interceptar las comunicaciones y localizar los objetivos mediante su firma electromagnética.

El Ministerio de Defensa alemán llevaba años apostando por la compra del MQ-4C Triton y esperaba que incluyese un paquete de seguridad preinstalado que fuera fácilmente aprobado por las autoridades de tráfico aéreo europeas. Finalmente los funcionarios germanos vieron frustradas sus esperanzas cuando Italia emitió recientemente un certificado de tipo militar para los Global Hawk de la OTAN, estacionados en Sigonella (Sicilia).

Los aviones tripulados Bombardier Global 6000 que se prevé ahora adquirir sí pueden volar de forma rutinaria junto al tráfico civil, una perspectiva que los alemanes consideran más aceptable que la de ocuparse de establecer corredores específicos para los aparatos no tripulados.

Berlín espera ahora poder hacerse con los citados Bombardier Global 6000, algo que no está del todo claro, toda vez que su fabricante está montando en la actualidad los últimos aparatos de la serie, que será reemplazada por una nueva variante más moderna. Esta estrategia, no obstante, podría permitir a Alemania hacerse con los últimos aparatos a un mejor precio.

Una vez que el MQ-4C Triton sea dejado de lado, la única esperanza para que Alemania se dote de sistemas no tripulados de envergadura, pasa por el llamado Eurodrone, un programa desarrollado junto a Francia y que está siendo diseñado desde el primer momento teniendo en cuenta la integración en el espacio aéreo europeo.

Be the first to comment

Leave a Reply