El Jefe de Estado Mayor del US Army admite que han llegado al límite de desarrollo de los sistemas actuales

El US Army necesita un "cambio transformador" para imponerse a sus rivales durante los próximos decenios

  • El General James McConville, Jefe del Estado Mayor del Ejército afirma que los EE. UU. deben dejar de lado las «mejoras incrementales» para lograr el overmatch.
  • El US Army necesita un «cambio transformador» para imponerse a sus rivales durante los próximos decenios.
  • Según el general, el último cambio transformador significativo del EUS Army ocurrió a finales de los años 70 y 80, después de su papel en el conflicto de Vietnam.

El Ejército de Estados Unidos debe comprometerse en un «cambio transformacional» y no en más mejoras incrementales para lograr el ansiado overmatch, disuadir a otras grandes potencias e imponerse en cualquier posible lucha futura, según reconoció el pasado martes el máximo oficial del US Army, el general James McConville, Jefe del Estado Mayor del Ejército estadounidense.

El general McConville habló durante un desayuno de la Asociación US Army en el Museo Nacional del Ejército de los Estados Unidos, cuya inauguración está prevista para el 4 de junio. En su comparecencia, explicó que estaba trabajando mano a mano con el Secretario del Ejército, Ryan McCarthy, para encontrar la forma de asegurar la supremacía del US Army en el futuro, para lo cual era imprescindible dejarse de cambios incrementales y perseguir una verdadera transformación.

Para ilustrar la diferencia entre un cambio incremental uno transformacional, McConville sostuvo un viejo teléfono y habló de varias mejoras marginales hechas a la tecnología, incluyendo la posibilidad de hacerlos inalámbricos. Más tarde, sostuvo un teléfono inteligente y destacó la importancia de la innovación para el US Army explicando cómo:

«La tecnología móvil transformó nuestra comprensión de lo que podría ser un teléfono. Navega, toma fotos, hace cientos de otras funciones que nunca imaginamos hace 40 años. Se necesitan perspectivas nuevas y diferentes para la innovación. Tenemos que fomentar la innovación; buscarla en lugares inesperados, y debemos abrazarla cuando la encontremos».

El último cambio transformador significativo del Ejército ocurrió a finales de los años 70 y 80, después de su triste papel en el conflicto de Vietnam. Las lecciones aprendidas durante dicha guerra ayudaron a desarrollar la doctrina conocida como Air-Land Battle, que revolucionó la forma en la que el US Army ha tomado parte en futuros conflictos. Más o menos al mismo tiempo, el US Army modernizó sus sistemas de combate con la inclusión de los Big Five: elcarro de combate M1 Abrams, el vehículo de combate de infantería Bradley, los helicópteros Apache y Black Hawk, y el sistema de misiles Patriot. En palabras de McConville:

«Piénsenlo, comenzamos a construir el Ejército de 2020 hace más de 40 años, y desde entonces hemos estado mejorando gradualmente los sistemas de armas que utilizamos en las décadas de 1970 y 1980. Ahora, el US Army está alcanzando las limitaciones de su tecnología actual, mientras que simultáneamente tiene que competir en un campo de batalla moderno a través de múltiples dominios: tierra, aire, mar, espacio y ciberespacio. Yo diría que estamos en un punto de inflexión similar al que enfrentaron nuestros líderes al salir de Vietnam y tenemos que preguntarnos si estamos construyendo un ejército que pueda competir y ganar durante los próximos 40 años o no».

Posteriormente, el general volvió sobre las medidas que estaban tomando para favorecer una futura transformación y dijo:

«Eso es exactamente lo que estamos haciendo con el desarrollo del concepto de operaciones multidominio. Por eso estamos creando nuevas organizaciones como las security force assistance brigades, los grupos de trabajo multidominio y el Mando de Guerra de Información».

Posteriormente pasó a relatar los éxitos que se habían logrado en los últimos años hablando por ejemplo del Long-Range Precision Fires, o LRPF, programa que busca desarrollar un nuevo misil de precisión y su cañón de largo alcance y del que espera que sus avances puedan ser puestos en práctica en los próximos tres años.

Del mismo modo, explicó que el US Army está buscando sistemas móviles de defensa aérea SHORAD para el próximo año, así como un Sistema Integrado de Mando que lo coordine y que vincule múltiples sensores y armas en el campo de batalla proporcionando una defensa más integral contra los misiles enemigos y los sistemas aéreos no tripulados. Finalmente, habló sobre los programas destinados a sustituir al Bradley y a proporcionar nuevas capacidades de transporte y ataque, en este caso en referencia al Future Vertical Aircraft, reafirmando su compromiso con ambos, pero afirmando también que no estaban dispuestos a comprar sin antes probar a conciencia cada solución.

De hecho, en referencia al recientemente cancelado sustituto del Bradley, para que el se convocará un nuevo concurso, defendió lo que identificó como una «pausa táctica», explicando que debían reajustar los requisitos antes de comprar un nuevo sistema.

Be the first to comment

Leave a Reply