Canadá celebra la puesta de quilla del mayor buque de la historia de la Marina Real Canadiense

El futuro HMCS Protecteur y su buque hermano el HMCS Preserver serán también los mayores buques construidos hasta la fecha en el país norteamericano

  • El futuro HMCS Protecteur y su buque hermano el HMCS Preserver serán también los mayores buques construidos hasta la fecha en el país norteamericano.
  • Serán el cuatro y quinto buques construidos por Seaspan para la Real Marina Canadiense en el marco de la Estrategia Nacional de Construcción Naval (NSS).
  • El diseño de estos buques se basa en la clase Berlin alemana (Tipo 702) e incluirá sistemas de control de daños y de autodefensa que le permitirán llevar a cabo una amplia gama de operaciones militares incluso en entornos de grave amenaza.

El 16 de enero de 2020 los astilleros canadienses Seaspan Shipyards organizaron la ceremonia de puesta de quilla del primero de los dos buques de apoyo conjunto (JSS) de la Real Armada Canadiense (RCN), el futuro HMCS Protecteur.

Los nuevos buques, que se construyen como parte de lo planificado en la Estrategia Nacional de Construcción Naval (NSS) que busca proseguir con la política de rearme naval del país, sustituirán a los antiguos buques auxiliares de reabastecimiento de la clase Protecteur. Para Harjit S. Sajjan, Ministro de Defensa Nacional: «El día de hoy (16 de enero) es un hito importante en la construcción de nuestros nuevos buques de apoyo conjunto. Esta inversión crítica ayudará a construir una Marina Real Canadiense más fuerte y segura».

Una vez completados, los nuevos buques de abastecimiento de la Real Armada Canadiense tendrán una eslora de 173,7 metros y una manga de 24 metros. Su velocidad de crucero será de 15 nudos, aunque podrán alcanzar una velocidad máxima de 20 nudos y su autonomía a velocidad económica será de 10.800 millas náuticas.

El diseño de estos buques se basa en la clase Berlin alemana (Tipo 702), en servicio desde 2001, e incluirá sistemas de control de daños y de autodefensa que le permitirán llevar a cabo una amplia gama de operaciones militares incluso en entornos de grave amenaza. Curiosamente no han optado por la nueva clase 707 recientemente aprobada por Alemania.

Además de servir al resto de buques de combate canadienses, serán capaces de integrarse con cualquier grupo de tareas navales aliado y ampliarán significativamente el alcance y la resistencia de estos grupos a través del suministro de combustible, municiones, apoyo a la aviación, alimentos, repuestos y atención médica y dental. La construcción de los primeros bloques del primer buque de abastecimiento comenzó en junio de 2018, y se espera que su entrega se produzca en 2023.

El Vicealmirante Art McDonald, Comandante de la Real Armada de Canadá, dijo durante la ceremonia que la puesta de la quilla marcó otro «hito crítico» en la renovación de la flota de superficie del país. A esto añadió que: «Los buques de clase Protecteur se basarán en el orgulloso legado de nuestra armada de ofrecer la excelencia en el mar. Una vez entregados, estos buques de guerra serán activos estratégicos que una vez más proporcionarán a Canadá la capacidad soberana de ofrecer un reabastecimiento duradero en el mar y una capacidad de sostenimiento conjunto, así como una importante capacidad de asistencia humanitaria y socorro en casos de desastre».

Los nuevos buques serán el cuarto y quinto navío respectivamente que la empresa Seaspan construye para la Marina Real Canadiense en el marco de la estrategia NNS. El pasado 2019 entregó los buques OFSV Sir John Franklin y Capitán Jacques Cartier (OFSV) a la Guardia Costera de Canadá, a los que se unirá este verano el futuro John Cabot.

Be the first to comment

Leave a Reply